Fue una presentación memorable de Mark Zuckerberg ante el Comité del Senado de los EE. UU .: el jefe de Facebook tuvo que responder ante el escándalo de datos que involucra a su red social. Durante el proceso, que duró cinco horas, este fue cuestionado sobre cómo a una empresa externa le fue posible tener acceso a los datos personales de 87 millones de usuarios de Facebook.

Los gigantes tecnológicos de Silicon Valley se han vuelto muy poderosos a través de los datos que recopilan de sus usuarios. Hoy en día,  a los anunciantes les resulta muy difícil esquivar a los grandes como Google, Facebook y Co., cuando quieren promocionarse a sí mismos y a sus productos. Al mismo tiempo, estos datos pueden usarse para influir en las opiniones, manipular estados de ánimo y determinar temas discutidos públicamente. Debería ser aún más importante para estas plataformas publicitarias ser sensatos, conscientes y sensibles al tratar con los datos del usuario. Este obviamente no es el caso.

Hornetsecurity News


Manténgase informado

Suscríbase a Hornetsecurity News para recibir la información más reciente del área Cloud Security.

Hasta el momento, las grandes compañías tecnológicas no necesitaban preocuparse por la sobrerregulación del gobierno de los EE. UU. Por el contrario, estas establecen el estándar sobre como debe ser el manejo de los datos personales y su acceso por parte de terceros. Estrictas reglas de protección de datos tal como las que se aplican en Europa y más aún en Alemania – p.ej., el Reglamento de Protección Básica de Datos (DSGVO), que entró en vigor en mayo pasado, serían percibidas como un obstáculo mayor. Mientras tanto, la legislatura estadounidense parece despertar y ha descubierto que las cosas se les han ido un poco de la manos.

Parece que la UE ha logrado con el Reglamento de Protección de Datos, algo que parecía impensable hasta hace poco: que una ley Europea tenga un impacto mucho más allá de sus mismas fronteras.

Los tiempos de manejo laxo de los datos del usuario deberían, por lo tanto, ser cosa del pasado.